lunes, 4 de junio de 2007

Depredan fósiles en Ocucaje


ARTICULO PUBLICADO EN EL DIARIO EL COMERCIO 3/6/2007

Crónica

* PATRIMONIO EN DESAMPARO
Las autoridades del INC de Ica realizaron una inspección en Ocucaje, donde se descubrió a dos supuestos investigadores cuando trataban de llevarse los restos petrificados

Por José Rosales Vargas
Corresponsal regional

El tablazo de Ocucaje, que guarda en sus entrañas restos fosilizados de diversas especies marinas, ha comenzado a ser recorrido por depredadores que retiran impunemente los vestigios que encuentran a su paso.

En un recorrido realizado en los últimos días por el director del Instituto Nacional de Cultura de Ica (INC-Ica), Alfredo González Barahona, el director de Patrimonio, Rubén García Soto, el explorador Roberto Penny Cabrera y periodistas de El Comercio, se pudo comprobar esta progresiva y preocupante destrucción y saqueo de lo que representa una de las más importantes reservas paleontológicas del país y del mundo.

Tras recorrer el extenso y árido desierto de Ocucaje y ascender por elevaciones que superan los mil metros de altura, se comienza a evidenciar este alarmante retiro de piezas y restos de ballenas, tiburones y otras especies marinas.

El director del INC-Ica señaló que con el pretexto de realizar trabajos de investigación científica, muchos llegan a Ocucaje y, sin autorización ni supervisión del INC, retiran gran cantidad de fósiles cuyo destino final se desconoce.

"Durante este recorrido hemos comprobado como, por ejemplo, la Universidad Alas Peruanas ha delimitado una extensa área paleontológica de casi cinco hectáreas de extensión, donde solo quedan deteriorados carteles que indican la existencia de restos fósiles que inclusive ya no están en el lugar", afirmó preocupado.

No se sabe si ha sido la misma universidad la que ha retirado los fósiles, pues las autoridades de esa casa de estudios no han dado cuenta al INC de Ica sobre esta operación.

Al continuar con el recorrido por este accidentado paisaje desértico, las autoridades conducidas por el guía Penny Cabrera, llegaron a un conjunto de inaccesibles cerros donde se encontró a Mario Urbina Schmitt, un conocido explorador de Ica. Con él se encontraba el francés Gilles Cuny, quien dijo ser catedrático y miembro del Museo de Historia Natural de Dinamarca.

Ellos afirmaron que "solo estaban recolectando dientes de pingüinos y de ballenas". Sin embargo, tras mostrar un marcado nerviosismo y una actitud a la defensiva frente a las autoridades, se pudo apreciar que ambos tenían las manos manchadas con yeso, signo evidente de que habían realizado una excavación y compactado un resto fósil.

UN APUNTE LOS DELATÓ
Luego de la áspera conversación con los supuestos investigadores, la comitiva se retiró en busca de la evidencia. Después de recorrer unos 800 metros se logró ubicar los restos de una presunta ballena bebe ('Archaeoceto valley'), con una antigüedad de entre 20 y 60 millones de años, que ya había sido compactada con yeso (que evita el rompimiento del resto fósil) y estaba lista para ser transportada a otra zona.

Al lado se encontró un costal con otros restos del mismo animal fosilizado. Lo que más sorprendió fue un apunte hecho de puño y letra por el ciudadano francés en el que se consignaba los nombres de las personas sorprendidas en la zona, la fecha de la excavación y la denominación del fósil.

Tras confirmar que estos personajes estaban depredando y saqueando un recurso paleontológico, el director del INC-Ica, Alfredo González Barahona, ordenó la incautación del espécimen que fue depositado en el local del INC.

El viernes último y luego de que Urbina y Cuny comprobaran que la pieza había sido incautada por las autoridades del INC, ambos se acercaron a esa entidad y exigieron su devolución. Ante la insistencia e insolencia de estos, González Barahona les solicitó que se retiraran de su oficina.

"Ya hemos comunicado sobre esta ilegal actividad y también de la incautación a los abogados del INC-Ica, quienes entablarán las acciones legales. No se descarta que ambas personas sean denunciadas y además se cite a los representantes del Museo de Historia Natural y del Ingemmet para que esclarezcan estos hechos delictivos, toda vez que Urbina reafirma que trabaja para ambas entidades, las que lo habrían acreditado para realizar las excavaciones y retiro de piezas", precisó González.

VACÍO LEGAL
Sin embargo, las autoridades del INC-Ica no pueden impedir esta progresiva destrucción y saqueo debido a que aún no se reglamenta la Ley General de Patrimonio Cultural de la Nación, promulgada el 22 de julio del 2004. Un año después de esa promulgación, este Diario, en su suplemento El Dominical, publicó un informe acerca de este tráfico, pero nadie hizo nada.

"Esta disposición legal, que por primera vez incluye la defensa, protección y conservación de todo vestigio paleontológico, no ha sido aún reglamentada, lo que es aprovechado por inescrupulosos que, con el respaldo de algunas organizaciones científicas del exterior e inclusive conocidas entidades del Estado, están depredando esta importante reserva paleontológica", denunció el director del INC-Ica.

Los personajes controvertidos
"Nadie, ni usted ni los periodistas impedirán que siga extrayendo fósiles de Ocucaje. Los tengo en todas partes listos para ser retirados. Yo soy un científico con más de 20 años trabajando en la zona".

Esta fue la iracunda respuesta que Mario Urbina dio al director del INC de Ica al retirarse, el viernes, del local de esa institución. Antes llamó por teléfono a un supuesto funcionario del Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet), de apellido Chacaltana, a fin de que le devolvieran el fósil que se le incautó.

Urbina mostró una tarjeta en la que se presentaba como responsable del Departamento de Paleontología de Vertebrados del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional de San Marcos.

El Comercio llamó a esta entidad para contactarse con su director Gerardo Lamas Muller. Pese a la insistencia, se nos informó que Lamas llegaría probablemente a las 7 p.m. del viernes. A esa hora se volvió a llamar al museo, pero nadie respondió. Tampoco se nos devolvió la comunicación aun cuando se había dejado el encargo a una recepcionista.

PARA RECORDAR


4 En 1898, el ingeniero C. Lissón da a conocer por primera vez la presencia de restos fosilizados de ballenas en los alrededores de la hacienda Ocucaje, según señala el Atlas de Ica, publicado el año 2001.

4Diez años después (1908), G. Adams confirma la existencia de cetáceos fosilizados en Cerro Blanco.

4En 1940, J. Broggi anuncia el hallazgo de restos fósiles en la desembocadura del río Ica.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Es lamentable lo que viene pasando en Ocucaje,pero esto no es reciente, en la ciudad de Ica existen muchos que se dedican a comercializar fósiles,piezas precolombinas,como tejidos paracas, cerámicas, que son difundidas por internet dentro de los recorridos turísticos"Venga a Ica y llévese un recuerdo,que puede ser una cabeza trepanada,una cerámica y los que tienen más verdes se pueden llevar una túnica wari,hay vacios en la Ley de defensa del patrimonio de nuestro país,mientras tanto seguira la ola de depredación no solo en Ica sino en el Perú.

Marcelo Stucchi Portocarrero dijo...

La noticia del Comercio es falsa. Conozco y trabajo con el Sr. Urbina y el nunca ha traficado con fosiles. Mas bien hemos desarrollado investigacion cientifica y publicado decenas de articulos en revistas especializadas con el material que el ha encontrado, que esta depositado formalmente en el Museo de Historia Natural de San Marcos.
El Comercio (que no ha querido publicar las cartas de descargo) ha preferido soltar la informacion sin investigar realmente de que se trata este problema.
Otros son los que trafican fosiles y ahora se estan valiendo de la mentira para inculpar a personas que no tienen que ver en ello.
Y hay tambien sujetos inescrupulosos que se valen del palabreo y la ignorancia generalizada en este tema para engañar y estafar.
Atentamente
Marcelo Stucchi

Marcelo Stucchi dijo...

La noticia del Comercio es falsa. Conozco y trabajo con el Sr. Urbina y el nunca ha traficado con fosiles. Mas bien hemos desarrollado investigacion cientifica y publicado decenas de articulos en revistas especializadas con el material que el ha encontrado, que esta depositado formalmente en el Museo de Historia Natural de San Marcos.
El Comercio (que no ha querido publicar las cartas de descargo) ha preferido soltar la informacion sin investigar realmente de que se trata este problema.
Otros son los que trafican fosiles y ahora se estan valiendo de la mentira para inculpar a personas que no tienen que ver en ello.
Atentamente
Marcelo Stucchi